MCV Noticias

Maestros en fuga

Este lunes 30 de agosto, a pesar de miles de dudas e incertidumbres, arranca de manera oficial el ciclo escolar 2021-2022, donde niños, adolescentes y jóvenes regresan a clases presenciales, con medidas de contención que no son 100% eficaces.

En Quintana Roo, además de los cuestionamientos por la orden de retornar a las escuelas, se tiene resistencia silenciosa en maestros y maestras que temen ser contagiados por sus alumnos.

Además, hay que sumarle los daños que por vandalismo tienen las escuelas del sector público. En su mayoría, sufrieron saqueos al estar cerradas por más de un año.

De dientes para afuera, los docentes aceptaron arrancar el proceso de inscripción, pero le advierten al padre de familia que la escuela no está en condiciones óptimas para ofrecer seguridad y no cuentan con el material de sanidad, en pocas palabras, buscan persuadir a los padres para que sigan con sus hijos en sus casas. 

Otro mecanismo de resistencia silenciosa, ha sido dificultar el acceso a los planteles educativos para que las autoridades correspondientes trabajen en el reacondicionamiento de las mismas.

Al arranque del ciclo escolar, ya se sabe que muchas escuelas no podrán abrir porque carecen de servicios básicos como agua potable y energía eléctrica en los sanitarios y los salones.

El temor de los educadores es válido, porque como todos sabemos, nunca han podido controlar una epidemia de piojos en sus salones, cómo podemos creer que podrán ayudar a evitar contagios de Covid19. 

Miles de mentores tienen  enfermedades que los hacen más vulnerables en caso de contagiarse.

Si el Covid19 llegó para quedarse y ha cambiado nuestra manera de vivir, por qué las autoridades insisten en regresar a modelos educativos que no garantizan evitar los contagios.

México necesita ingresar lo más pronto posible a la enseñanza a distancia como ya sucede en otros países. Donde no sólo se utiliza para educar, si no para infinidad de actividades en sectores de la economía, la ciencia, la salud y muchas más.

La normalidad ya no regresará, hoy debemos entender que estamos ante una nueva realidad, a la cual, debemos adaptarnos y aceptarla para poder seguir adelante.

Artículos relacionados

17 días para volver a comenzar

mcvnoticias

Un paliativo al socavón

Tico Buenfil

575 mdp, más lo que falta

Pedro Juárez Mauss
Send this to a friend